¿Qué es la leche ultrapasteurizada?

Para l@s que no lo hayáis leído, os dejo aquí el artículo anterior donde se hablaba de la leche pasteurizada. En este, como dije vamos a hablar de la ultrapasteurizada o leche UHT. La UHT representa el mayor porcentaje de consumo en la actualidad, con alrededor de un 95% sobre todas las leches. Aunque la leche pasteurizada no es tan agresiva, ya que el proceso térmico no superaba los 100 grados, también presentaba algunos inconvenientes, y la UHT más de lo mismo.

Comparación de leches

Respecto a características organolépticas, la uperisada se difiere en cuanto a sabor, olor y color de la pasteurizada. La pasteurizada se asemeja un poco más a la leche cruda, aunque a pesar de lo que digan por ahí, no se asemeja en nada, pero bueno. El proceso de la leche uperisada consiste en someter durante varios segundos la leche a una temperatura que oscila entre los 130 y los 160 grados centígrados e inmediatamente aplicarle un proceso de enfríamiento no superior a los 32 grados. Es verdad que está menos tiempo sufriendo calor, por lo que supuestamente su calidad nutritiva no debería alterarse, pero, ¿quién nos asegura eso?.

En comparación con la pasteurizada, la UHT puede conservarse mucho más tiempo, durante meses, sin abrirse claro. Esto reduce su precio de venta, permite almacenarla en seco y no es necesario que esté refrigerada como la pasteurizada. El proceso de uperisado implica:

  • Una pérdida parcial de vitaminas hidrosolubles, como pasaba con la pasteurizada, sobre todo vitamina C y B.
  • Al sufrir mayor temperatura, corre el riesgo de que las proteínas de la leche se desnaturalicen.
  • La alta temperatura produce una ligera caramelización de la lactosa, aumentando la respuesta glucémica que produce en el organismo tras su consumo.
  • Una importante pérdida de minerales, incluso más que la pasteurizada, obligando a las industrias a adicionar las leches con fosfatos de calcio.
  • Es verdad que puede almacenarse más tiempo, pero debido a el proceso térmico se convierte en una leche muy pobre de calidad.

Por tanto, visto lo anterior, nos queda una leche pobre, poco nutritiva, inerte y muy industrializada, ya que debido a la pérdida de calidad, muchas industrias para potenciar sus ventas les añaden ingredientes de manera artificial, como hierro, calcio, fósforo, omega 3, vitaminas, etc.

Espero que os sirva de ayuda compañer@s. ¡A seguid san@s no lo olvidéis!

 

 

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario