Nutrición deportiva y rendimiento

En esta ocasión, me gustaría daros algunas claves para que vuestra nutrición sea óptima durante vuestros entrenamientos. Recordad que la nutrición y la alimentación, forman uno de los pilares más sólidos que sostienen la salud en general, tanto fisica como emocional.

Una buena nutrición no solo aumentará vuestro rendimiento, sino también vuestra salud, mejorará vuestro estado emocional y os sentiréis realmente bien. Tal vez no os cuente nada nuevo, pero creedme que es importante tenedlo en cuenta, y estad atentos a los nuevos detalles que quiero indicaros.

Conoce lo que comes

Si realmente eres un aficionado que entrena muy de vez en cuando, tal vez no merezca la pena, pero si te gusta entrenar y hacer ejercicio con regularidad, es importantísimo saber lo que estás comiendo a cada momento. Esto conlleva saber leer bien las etiquetas de los productos comestibles que compras y saber diferenciar entre los diferentes macronutrientes que componen los alimentos (hidratos de carbono, grasas y proteinas).

Sin llegar a la obsesión, este hábito puede ayudarte mucho a mejorar a nivel deportivo. No solo por conocer qué alimentos pueden venirte mejor antes de los entrenamientos por ejemplo, sino porque a veces creemos que estamos comiendo bien y realmente lo que estamos haciendo es justo lo contrario. La nutrición no se basa en comer, sino en aportar vitaminas, minerales, energía… Un jamón en plástico jamás será un jamón de bellota, al igual que unos cereales integrales de origen ecológico no son iguales que los simples cereales de desayuno comerciales enriquecidos con fibra, azúcar blanca y vitaminas sintéticas.

¿Comes o te alimentas?

Si el primer punto lo tenéis controlado, ya podrás saber cuando estás alimentándote y cuando estás simplemente comiendo algo. Cada vez que vayas a desayunar o almorzar, piensa si vas a alimentarte o simplemente quieres comer algo. Está muy relacionado con el anterior. Pongamos un ejemplo sencillo:

Son las 9 de la mañana y te levantas para ir a entrenar, ya que hoy tienes turno de tarde. Antes quieres desayunar para aguantar la jornada. Como necesitas energía, te preparas unos cereales fitness, que te han dicho que son geniales para ir al baño y cuidarte, acompañados de medio litro de leche semidesnatada de brick, para terminar un café bien cargadito de azúcar.

Resultado: 0 nutrientes esenciales, demasiada energía, mucha azúcar, demasiados aditivos para que tu hígado pueda empezar bien el día y por si fuera poco el café de marca blanca hará que tus riñones produzcan catecolaminas para estimularte, que es lo que buscabas ¿no?. En este caso simplemente estás comiendo algo.

Ahora bien, te levantas como antes, y en vez de ese terrible desayuno, inicias tomándote un vaso de agua de calidad, te comes un par de kiwis, te preparas una rebanada de pan de centeno integral con un par de lonchas de jamon ibérico de calidad con un buen chorro de aceite de oliva virgen y terminas acompañándolo de un buen puñado de almendras crudas.

Resultado: Gran cantidad de nutrientes esenciales, mucha energía, 0 azúcar refinado, grasas de calidad, minerales y vitaminas. En este caso, estás alimentándote.

Como este, se pueden poner mil ejemplos más.

nutricion 2

No te suplementes

Yo estoy completamente a favor de la suplementación, pero creo que se debe introducir cuando tu alimentación es correcta y equilibrada. La mayoría de los principantes, recurren a suplementos deportivos para mejorar su rendimiento sin haber modificado antes sus hábitos alimenticios. Gran error. Además muchas veces utilizan suplementos ineficaces para su problema en cuestión, lo que puede sobrecargar de trabajo a su organismo que ya está demasiado torturado con la alimentación a la que se le está sometiendo.

Si quieres suplementarte para aumentar tu rendimiento házlo, pero antes alimentáte correctamente.

Gestiona tu estrés

Ardua tarea que requiere mucho compromiso y esfuerzo, a veces imposible para algunos. Si tu nivel de estrés es alto, será mejor que lo controles, o tu rendimiento deportivo será pésimo. El estrés deprime tu sistema inmunológico, favorece el catabolismo muscular y sobreexcita tu hígado y tus riñónes.

A veces alimentarte bien no es suficiente, a pesar de que mantengas una correcta nutrición, las emociones juegan un papel crucial en nuestra salud y sobre todo si estamos practicando deporte. Si tu estrés está descontrolado, en muchas ocasiones, entrenar puede agravar el problema sino lo focalizas correctamente. El ejercicio es un buen antiestresante, pero no olvidemos que también es una forma de estrés, positivo, pero sigue siendo estrés. Si te encuentras triste, agotado, estás pasándolo verdaderamente mal, que incluso estás descuidando tu dieta, no entrenes.

Duerme como un bebé

No me cansaré de decirlo, dormir bien es algo imprescindible. Entrenamiento, nutrición óptima, más descanso es igual a éxito. Duerme como si te pagasen por ello, y si puedes antes de las 22:30. Un sueño plácido y agradable te hará levantar mucho peso en el gimnasio creéme, sin tener que hormonarte.

Para dormir lo mejor posible es vital que te alimentes bien y tu cabeza esté despejada de fantasmas y malos pensamientos.

En resumen, di no a los alimentos refinados, duerme mucho, alimentáte correctamente y libérate de las malas influencias que atacan tu mente, si llevas esto adelante conseguirás aumentar notablemente tu rendimiento deportivo.

Os aconsejo además que una manera increíble de asentar todo esto que hemos hablado, es mediante el conocimiento, si deseas saber más sobre nutrición y salud, no te lo pienses más y apúntate a un buen curso de nutrición y dietética, te permitirá saber de antemano, todo lo que estás comiendo y como mejorar tu nutrición sin ayuda de nadie.

¡A seguid san@s no lo olvidéis!

 

 

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comments to this article

  1. Many

    on 16 marzo, 2016 at 10:55 PM - Responder

    Hola. Gracias por los consejos.
    Podrías escribir algo sobre la cafeína? Si es buena para entrenar y esas cosas. Gracias

    • El rincón del sano

      on 21 marzo, 2016 at 10:23 PM - Responder

      Claro que sí, lo tendré en cuenta para próximos artículos

Deja un comentario