La quetiapina engorda ¿Por qué debes saberlo?

La quetiapina es otro de los fármacos más consumidos para tratar diversos problemas de conducta. Pertenece al grupo de los antipsicóticos y es conocida como Seroquel. Indicada generalmente para pacientes con depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia y manías. Uno de sus efectos secundarios más comunes es el aumento de peso que genera en cuestión de semanas, dato que los médicos muchas veces dejan de lado pero que puede perjudicar la salud de muchas personas. Por ello en esta ocasión hablaremos de la quetiapina y su efecto secundario más notable: sobrepeso.

¿Por qué engorda la quetiapina?

Ya comenté, en el post de la amitriptilina, que me gustaría lanzar información interesante sobre algunos de los medicamentos más consumidos en la actualidad. Esta vez nos enfocaremos en la quetiapina y en uno de sus efectos secundarios más indeseables y también menos graves, que es el aumento de peso que provoca en la mayoría de los pacientes tratados con este fármaco.

La quetiapina tiene diversos mecanismos de acción en el organismo. Al igual que casi todos los antidepresivos y muchos antipsicóticos, se comporta como antagonista de receptores cruciales en la actividad motora y el estado de ánimo, como los D1 y D2 de la dopamina, los 5HT de la serotonina, los alfa 1 y 2 de la adrenalina y noradrenalina y los H1 de la histamina. Estos dos últimos, guardan una fuerte afinidad por la quetiapina.

Al comportarse como antagonista de estos receptores, permite que los neurotransmisores como la serotonina y la dopamina permanezcan más tiempo en el espacio sináptico (espacios entre neuronas) mejorando el estado anímico del paciente. En el caso de personas con trastorno bipolar, lo que se busca es reducir los episodios depresivos, donde la persona se siente abordada por problemas y situaciones emocionales adversas, que lo envuelven en un laberinto de emociones negativas que perjudican su vida social. En otras personas, su misión es generar un pequeño efecto sedante, que pueda mediar la conducta cuando se produzcan crisis nerviosas que lleven al paciente a adoptar comportamientos agresivos.

Ahora bien, cuando hablamos de efectos sedantes respecto a un medicamento, es importante que os hagáis a la idea de que este fármaco muy posiblemente pueda ayudarnos a subir de peso. Algunos de manera más apreciable como en el caso de la quetiapina y otros como la amitriptilina (antidepresivo tricíclico) que solía ser menos frecuente.

En el caso de la quetiapina el problema es el siguiente. Lo dejo enumerado para facilitar la comprensión:

  • Se comporta como antagonista de los receptores H1, por lo que puede fomentar el sueño diurno y la inapetencia del paciente de realizar actividades que le supongan un gran esfuerzo.
  • Inhibe los receptores alfa 1 y 2 de la adrenalina. Esto reduce significativamente el gasto cardíaco y metabólico provocando un descenso del metabolismo basal.
  • Disminuye ligeramente la actividad de los cardiomiocitos, grandes consumidores de ácidos grasos, colaborando también con el descenso de la tasa metabólica en reposo.
  • Se dice, aunque no está muy claro, que puede elevar los niveles de prolactina en sangre. Esta hormona en la mujer es la encargada de la producción de leche y de la eyección de la misma a través de la glándula mamaria. Tiene como inconveniente que aumenta el apetito. En mujeres puede dar lugar además a retrasos en la menstruación.

¿Qué hacer para que la quetiapina no te engorde?

Es complicado establecer un protocolo a seguir que prevenga la ganancia de peso, pues dependerá del estado previo de la persona y el tipo de alimentación que lleve. Lo importante antes de iniciar el tratamiento con quetiapina es lo siguiente:

  • Evaluar el estado previo físico de cada paciente. Sobre todo IMC, rango de cintura-cadera, niveles de lípidos en sangre, glucosa en ayunas y colesterol.
  • Modificar la dieta en pro de una menos calórica, que sea abundante en vegetales frescos, carnes magras, frutas y pescados. Limitar los hidratos de carbono hasta que estemos seguros de que no estamos experimentando una subida de peso.
  • Si no estamos realizando actividad física, sería bueno empezar a cambiar esto. Naturalmente considerando la capacidad de cada individuo y el umbral de esfuerzo que puede soportar. Algo moderado es lo más aconsejable.
  • Controlar los antojos de dulce y caprichos entre horas de manera inteligente. Apostando por frutas de temporada y proteínas de calidad, que son muy saciantes.
  • Si aún así se contempla un aumento de peso, se puede hablar con el médico para que nos modifique la dosis. Es importante que el incremento no sea superior al 10 por ciento del peso corporal. Es decir, si peso 70 kilos, que no sea una subida superior a 7 kilos, al menos durante los 2 primeros meses.
  • En ocasiones no basta con reducir calorías y aumentar la actividad física. Hay que entender que la quetiapina reduce el metabolismo y trabaja para que estemos menos excitados.
  • Siempre debemos estar guiados por el psiquiatra en este caso. El tratamiento con quetiapina es bastante seguro pero no está libre de posibles complicaciones. Una de ellas son las cataratas. Cada 6 meses chequeo completo.

Conclusión

La quetiapina al ser un derivado de las benzodiacepinas, guarda mucha relación con el aumento de peso. No olvidéis que además de este inconveniente hay que lidiar también con sequedad de boca, mareos, somnolencia y disminución de la motilidad intestinal, que están entre los efectos secundarios más frecuentes. Para más información os aconsejo mirar la ficha médica de la quetiapina.

Pude darme cuenta de que está muy involucrada con el incremento de la masa corporal, cuando a uno de mis familiares cercanos, que sufre un trastorno de conducta de impulsividad lleno de manías, experimentó una notable ganancia de peso cuando comenzó a tomar quetiapina, especialmente porque aumentó su apetito y se pasaba parte del día durmiendo. Eso sí, las dosis que toma él se asemejan a las que se utilizan con pacientes esquizofrénicos, patología que se controla con altas dosis de Seroquel.

Así que dicho esto, ya sabéis que es muy probable que si vuestro médico os ha recetado quetiapina, en cuestión de semanas cojáis unos kilos. No obstante, con las indicaciones nutricionales que he dejado y las pautas a seguir del médico se puede prevenir un desajuste muy acusado. Además en cuanto se suspenda el tratamiento, si se mantienen unos hábitos saludables, el peso retorna al que teníamos anteriormente.

¡A seguid sanos/as no lo olvidéis!

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.