Dióxido de titanio – Colorante peligroso

Este artículo quiero que nos sirva de advertencia frente a un aditivo muy utilizado en la industria, el dióxido de titanio, especialmente en suplementos y medicamentos.

Con las nuevas recomendaciones que citó la OMS en la pirámide alimenticia hace unos meses, informando de que los suplementos son útiles de manera ocasional, considero pertinente dar algunos avisos sobre muchos de los aditivos que nos encontraremos en los complementos alimenticios más demandados.

Aunque hoy hablaré del dióxido de titanio, no os preocupéis, porque sacaré en el blog alguno más de dudosa reputación.

¿Es malo el dióxido de titanio?

Este aditivo pertenece al grupo de los colorantes, designado con el código E-171. Es cierto que no presenta problemas durante su ingesta, pero hay muchos estudios sobre él que han sugerido evitarlo, por sus posibles efectos cancerígenos.

Hoy en día, podríamos decir que 2 de cada diez personas toma algún tipo de complemento alimenticio, y que decir de los fármacos, mucho más. Pues bien, gran cantidad de las cápsulas que contienen la mayoría de los productos en suplementación son blancas y brillantes, de aspecto muy limpio. En esencia se debe al uso de colorantes, como el dióxido de titanio.

El dióxido de titanio se emplea en cosmética, pinturas y productos industriales, sin embargo, gracias al color blanco hielo que le caracteriza, es de gran utilidad como colorante, en cápsulas y pastillas.

Francamente hablando, ya se sabe de buena mano que el uso de colorantes es totalmente prescindible, ya que no condiciona las propiedades organolépticas del alimento o producto, tan sólo el aspecto. Pero claro, cuando un producto se presenta bonito y limpio vende más. Las industrias aprovechan esta ventaja para potenciar sus ingresos.

Exceptuando algún colorante natural, como los carotenos, el annato, la clorofila, las xantinas o el pimentón, el resto, especialmente los químicos, deberían ser extinguidos de la tierra. En el caso del dióxido de titanio, lo mejor que podemos hacer es evitarlo, prestando atención a la etiqueta de los envases de los productos.

Los efectos negativos del dióxido de titanio están relacionados con la aparición de tumores o el empeoramiento de éstos, no sólo se ha experiementado con él en animales, sino también en humanos. En este estudio, la ingesta del colorante, sugirió que podría favorecer la aparición de enfermedades intestinales como el cáncer colorrectal. En este otro, la administración de dióxido de titanio en mujeres embarazadas redujo el desarrollo cognitivo del feto, disminuyendo la neurogénesis e induciendo la apotosis de células en el hipocampo. Otros estudios han afirmado que puede dañar el adn de la célula.

¿Dónde está el dióxido de titanio?

En alimentos es raro encontrarlo, como hemos comentado se encuentra normalmente en suplementos y medicamentos que contengan cápsulas. Lo mejor sería mirar la etiqueta del envase y observar si lleva dióxido de titanio. Suele aparecer por su nombre, a veces se pone el código E-171 para enmascararlo, también óxido de titanio o colorante blanco.

Os dejaré una lista de los posibles productos que pueden contenerlo, no obstante, hay que comprobar la etiqueta para cerciorarnos de que no lo lleva. Como he dicho, no es necesario que lo lleve, sólo potencia el aspecto blanco de la cápsula, es totalmente inútil.

Productos que contienen dióxido de titanio:

  • Multicentrum en cápsulas.
  • Pastas de dientes
  • Termogénicos
  • Multivitamínicos
  • Supositorios
  • Enzimas digestivas
  • Aminoácidos en cápsulas
  • Antiácidos
  • Diuréticos

Básicamente, cualquier producto que incluya cápsulas blancas. Me hace mucha gracia el multicentrum sobre todo, un complemento nutricional que mejora los niveles de energía interna y fortalece las defensas, muy conocido, pero que en su composición lleva ´varios ingredientes perjudiciales para la salud como el jarabe de glucosa, el colorante E-171, el butilhidroxitolueno, el polisorbato 80 o los cloruros de potasio y cobre, que no me parece la mejor manera de presentar esos minerales para el organismo, especialmente en personas afectadas del riñón. Una basura de categoría la verdad.

Espero que os sirva de ayuda compañeros/as. Disculpad mi franqueza. ¡A seguid sanos/as, no lo olvidéis!

Dudas en los comentarios.

 

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

12 comments to this article

  1. Pepe

    on 16 abril, 2017 at 5:42 PM - Responder

    Pues yo llevo tomando un multivitamínico, que no es Multicentrum, pero que lleva dióxido de titanio, durante varios años. Me va muy bien la verdad. Crees que tendré problemas si sigo tomándolo o por haber tomado tanto tiempo este aditivo?? Agradecería tu respuesta

    • El rincón del sano

      on 18 abril, 2017 at 10:55 AM - Responder

      Nada en absoluto Pepe, no te preocupes, sigue tomándolo sin problema. La dosis es lo que hace el veneno. Los aditivos que contienen los alimentos y suplementos no superan los valores máximos recomendados impuestos por la FDA. ¿Es mejor evitarlo si se puede? Sí, pero como cualquier aditivo, cuanto menos química lleve mejor. No te preocupes como he dicho.

  2. sergio

    on 15 octubre, 2017 at 7:00 PM - Responder

    Parece ser que el dióxido de titanio en Europa se permite su uso sin tener la obligacion de declararlo en el fármaco oral, se dice de los yogures naturales de Danone que llevan dioxido de tinanio, pero tampoco aparece este ingrediente mencionado en el mismo.

    ¿Es obligatorio on no es obligatorio señalarlo en sus ingredientes, tanto en fármacos orales como en alimentos como los yogures naturales ?

    • El rincón del sano

      on 16 octubre, 2017 at 11:56 PM - Responder

      Hola Sergio. No están obligados a ponerlo. En yogures no se incluye, a pesar de que son blancos pero no lo llevan. Su uso está reservado a complejos vitamínicos y medicamentos que necesitan una buena presentación. Puede aparecer como colorante farmacológico, colorante blanco, E-171, excipientes, envoltura blanca, recubrimiento farmacéutico u óxido de titanio.

  3. Carla

    on 16 octubre, 2017 at 6:43 PM - Responder

    Hay una falta en el final “Disculpad mi franqueza. ¡A seguid sanos/as, no lo olvidéis!”. Debería ser “A seguir” o “Seguid”. Muy buen artículo.

    • El rincón del sano

      on 16 octubre, 2017 at 11:52 PM - Responder

      Es cierto, me suelo confundir con esa expresión ortográficamente. Gracias compañera

  4. Eva

    on 31 octubre, 2017 at 5:56 AM - Responder

    Hola, y qué me dices del dióxido de titanio en los cosméticos? Porque estos suelen llevarlo D:

    • El rincón del sano

      on 14 noviembre, 2017 at 12:08 PM - Responder

      Si, te lo ponen en letra pequeña y en inglés. También debería de evitarse en cremas y champús

  5. Cristian

    on 1 noviembre, 2017 at 8:52 AM - Responder

    Hace un tiempo compré unos dulces riquísimos, leyendo sus ingredientes me llamó la atención que contenían dióxido de titanio, son “PulparinDOTS” de “De la Rosa”. Ni los dulces se salvan de tanto químico): … gracias por la información acerca de este colorante.

    • El rincón del sano

      on 14 noviembre, 2017 at 12:09 PM - Responder

      De todos modos lo importante es la dosis, sin dosis no hay veneno.

  6. Manuel

    on 16 noviembre, 2017 at 10:03 AM - Responder

    Añade el Condrosan…. lleva condroitina, y le ponen el susodicho dióxido de titanio.
    Es el único medicamento que recetan para temas de artritis…. vaya tela.

    Y encima, la cápsula es azul!!

    Se lo ponen al producto interno, supongo, ya que este es muy blanco.

    La cápsula además es totalmente opaca y azul.

    O sea…. ¿Para que diablos le ponen el DT?

    • El rincón del sano

      on 19 noviembre, 2017 at 11:43 AM - Responder

      El dióxido de titanio se aplica en productos que lleven calcio y magnesio para mejorar la consistencia de estos también, ayuda a proteger la cápsula de la degradación, normalmente se le aplica a cápsulas o pastillas que se presenten blancas, el condrosan no sabía que lo incluía. Gracias por el aporte. De todos modos no hay que obsesionarse con estas cosas de los aditivos, como se dice en el artículo no hay estudios muy sólidos sobre su posible efecto nocivo y en tal caso habría que ingerir grandes cantidades.

Deja un comentario