Dieta ovovegetariana: alternativa saludable

Artículo original en:                         freely

http://freely.es/medio/elrincondelsano/articulo/2015_3_475/publico/

El vegetarianismo está invadiendo últimamente muchas mentes y organismos, pues debido a la gran cantidad de alimentos industrializados y procesados que nos ponen al alcance de la mano, llenos de color, sabor, fabulosa apariencia… pero muy poquito, por no decir nada, de salud, valor y calidad.

Muchas de las personas que se convierten en veganas lo hacen por moda, por recomendación, porque creen que van a mejorar su salud o porque están en contra de la indiscriminación que sufren muchos animales. Decisiones totalmente respetables y entendibles, pero antes de iniciarse en este camino, es importante conocer una serie de aspectos sobre esta dieta si no queremos sufrir inconvenientes a largo plazo.

Yo no soy vegetariano, pero considero que el vegetarianismo tiene muchas cosas buenas, otras no tanto. Por ello, voy a exponer una alternativa muy saludable derivada del vegetarianismo, muy útil y con algunas mejoras a nivel de nutrientes.

Como explica el título, la dieta ovovegetariana sería practicar la filosofía vegana pero incluyendo el consumo de huevos. Consumir huevos, si son de carácter ecológico, “supuestamente” no implica la muerte y el maltrato de ningún animal. Digo supuestamente porque si descartamos los ecológicos, el sufrimiento que viven muchas gallinas para poner huevos es vergonzoso.

Al incluir huevos estamos dando un aporte extraordinario de aminoácidos, minerales y proteínas de muy buena calidad.

Normalmente, muchas personas rechazan el vegetarianismo por culpa de los medios importantes, que tachan esta dieta de descabellada, pobre y nociva a la larga para la salud, principalmente por no incluir suficientes proteínas y por ser muy pobre en vitamina B-12. Incluyendo huevos en la dieta, descartamos ese tipo de inconvenientes y conseguimos alcanzar en niveles muy adecuados todos los nutrientes que necesitamos.

Aunque algún vegetariano puede que me saque los dientes después de haber leído lo anterior, que no se alarme, no estoy criticando el vegetarianismo ni mucho menos, pero es cierto que el uso masivo de fertilizantes, pesticidas, explotación de suelos, etc… está despojando a los vegetales de muchos de sus nutrientes, por lo que no resulta del todo fiable basar la alimentación diaria en productos vegetales, ni siquiera apostando solamente por ecológicos. Muchos lo han considerado correcto y han preferido variar sus ideas e incluir huevos (ovovegetarianos) o leche (lactovegetarianos) en sus comidas para curarse de espanto, pues como decía Santiago Ramón y Cajal, es mejor prevenir que curar.

En cuanto a la cantidad, son admisibles hasta 10 huevos por semana, eso sí, importantísimo que sean de carácter ecológico, ya que tanto en calidad como en palatibilidad son muy superiores.

La proteína más abundante del huevo es la ovoalbumina, que contiene más de 700 aminoácidos de alto valor biológico, son ricos en zinc y hierro, sobre todo la yema, tiene gran cantidad de vitaminas liposolubles (A y D) y una cantidad nada despreciable de B-12 (1 microgramo aproximadamente), que suele ser una de las pegas que le ponen al vegetarianismo, aunque la absorción de B-12 también depende de muchos factores internos. Los huevos, junto con un consumo regular de legumbres, vegetales de calidad y cereales no refinados, nos ayudan a cubrir toda la demanda de nutrientes. Espero que os sirva de ayuda compañer@s, pero recordad que aún queda mucho camino por recorrer. ¡A seguid san@s, no lo olvidéis!

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario