Beneficios de la caléndula

Según Nutrición Sin Más, existen diversas plantas que traen innumerables beneficios para la salud. Por ello, hoy hemos decidido dedicar este artículo a la planta denominada Caléndula, o también llamada flamenquilla o maravilla.

La caléndula, o Calendulla officinalis, es una hermosa planta de color muy llamativo, que se presenta con una tonalidad amarilla y naranja, además de unas flores que son bastante vistosas.

Aunque se considera que la planta es originaria de Europa, muchas personas sostienen que ya desde la Antigüedad los griegos y los romanos la utilizaban por sus propiedades curativas, y para los egipcios era considerada una planta capaz de ejecutar milagros.

Lo cierto es que hoy día, esta planta tiene mucha popularidad y goza de buena aceptación en muchas regiones del mundo en las cuales un sinfín de personas las han incorporado a sus vidas para beneficiarse de sus bondades en la salud. Inclusive, además del uso medicinal que se le da, muchos también la emplean con fines cosméticos.

A continuación, compartiremos contigo una serie de propiedades de la Caléndula

Propiedades de la Caléndula

  • La caléndula cuenta entre sus propiedades la capacidad para tratar inflamaciones, es antiespasmódica, antisépticas, antibacteriana, es fungicida, emoliente, ayuda a cicatrizar, además de ser antiulcerosa. Esto es posible gracias a sus propiedades antioxidantes y los flavonoides que posee.
  • Gracias a las propiedades antiespasmódicas de la caléndula, esta se utiliza para disminuir la presencia de espasmos musculares, así como para mejorar los dolores durante la menstruación.
  • Los flavonoides que contiene permiten que los vasos sanguíneos puedan repararse de manera rápida y que el organismo recupere su función circulatoria con normalidad.
  • Hay quienes la emplean para disminuir los síntomas de la conjuntivitis reducir la inflamación alrededor de los ojos, debido a que posee propiedades que le permiten tratar virus y bacterias.

Esto es sabido ya desde hace mucho tiempo, pues, el médico italiano Francesco Mattiolo–dedicado también a la botánica-, fue uno de los primeros en recomendar la caléndula para tales fines.

Incluso, desde la época renacentista, el también médico y naturista de origen alemán, Sebastian Kneipp, llegó a recomendar su uso, de manera externa, para tratar la maculopatía dérmica.

  • La Caléndula también es ampliamente recomendada para cuidar la salud bucal, ya que algunas afecciones de origen bucal, tales como la gingivitis y las aftas, pueden mejorar con el uso de la caléndula. De hecho, en algunos países ya existen cremas dentales que contienen entre sus ingredientes la caléndula, puesto que permite tener una cavidad bucal saludable.
  • Dado que ayuda a disminuir los niveles inflamatorios, es utilizada para mejorar las quemaduras en la piel. Su uso se recomienda para aliviar el dolor y contribuir a que la piel se recupere de manera satisfactoria.
  • Permite que las afecciones a nivel cutáneo presenten mejorías notables.
  • Calma la molestia causada por las picaduras de los insectos.
  • Es recomendada para tratar el acné.
  • Se suele sugerir su uso para mejorar e reúma.
  • Permite que haya secreción de bilis.
  • Funciona para aliviar las molestias causadas por la artritis e indigestión.
  • Alivia la úlcera de estómago.
  • Se usa para aminorar la presencia de hongos.
  • Estimula la presencia de colágeno.
  • Hidrata la piel.
  • Sirve para calmar los vómitos y las náuseas.
  • Se recomienda en casos en los cuales haya verrugas víricas.
  • Ayuda a que el hígado esté tonificado y funcione de mejor manera.
  • Sirve para curar los forúnculos y abscesos en la piel.

Cómo consumir la caléndula

La caléndula suele consumirse de manera frecuente en infusiones a partir de sus flores secas, o frescas, agregándolas en una taza con agua previamente hervida y que aún esté caliente.

Esta infusión es ideal para tomar pequeñas tomas y sostenerlas en la boca a fin de tratar afecciones bucales.

Para aprovechar sus propiedades curativas se pueden emplear tanto las raíces, como las flores y las hojas. En cambio, para fines culinarios se suelen agregar sus flores u hojas a las ensaladas, además de ser decorativas en los platos.

En la cosmética generalmente se emplean sus flores, o el aceite extraído de esta planta, agregándolo a otros compuestos utilizados para la belleza.

Esta planta es de fácil cultivo y se puede obtener a través de sus semillas. Suele darse mejor en climas que sean templados, y es preferible tenerla en el exterior. Suele crecer bajo sombra o con la presencia del sol.

Se recomienda que el suelo no sea muy húmedo, sino que se hagan pequeños riegos, es decir, con cantidades controladas de agua. Puede resistir incluso temperaturas heladas, por lo que todos podemos intentar cultivarlas.

Sus flores se recogen, una vez que se han abierto, y se depositan en un lugar que sea oscuro y seco, pero que le entre aire para que terminen de secarse. Se pueden almacenar mientras les damos uso.

Artículo escrito por nuestra colaboradora Edith Gómez de Nutricionsinmas.com

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario