5 mitos sobre los hidratos de carbono

Hoy vamos a ser claros, después de un llamamiento general a un artículo de este tipo, no sólo de escucharlo en la televisión, sino también por conocidos, redes sociales y clientes, se hace necesario desmitificar algunas ideas sobre los hidratos de carbono. Dentro de unos meses habrá que hacer otro seguro, pero hoy vamos a romper 5 mitos muy populares entre la población que deben desecharse desde ya. Los voy a redactar además en plan bíblico, así se hace distinto.

Mitos 1 – Los hidratos de carbono por la noche engordan

Harto ya de escucharlo constantemente. Es más, en mis inicios yo lo pensaba. Los hidratos de carbono no engordan en ningún momento del día, lo que engorda es un superávit calórico producido por el total de calorías de tu dieta, procedente de los 3 macronutrientes por excelencia. Ahora bien, hay que aclarar que debido al ritmo de vida que llevan algunas personas, donde destacan los malos o precarios desayunos, comidas insanas y trabajos muy estresantes, se abuse en la cena de los hidratos de carbono. Esta práctica rompe por completo la línea, pues he conocido personas que a lo mejor desayunaban un café, comían un sandwich y en la cena se atiborraban, ingiriendo fácilmente hasta 2000 calorías de una sentada, favoreciendo la ganancia de peso.

Los hidratos de carbono son saludables y pueden comerse a cualquier hora, eso sí, si quieres adelgazar, durante la noche es aconsejable no abusar de ellos y apostar por los más saludables, como la calabaza, las zanahorias, el puré de patata o los espárragos.

Mitos 2 – La cerveza es mala y engorda

La cerveza desde mi punto de vista, y coincido en este punto con muchos profesionales, es una de las bebidas más saludables que existen. Lo malo es el alcohol, no la cerveza. La cerveza aporta gran cantidad de nutrientes como vitamina B y minerales importantes (selenio, calcio, potasio, cobre…)

Es cierto que yo aconsejo siempre tomarla sin alcohol (salvo que seas intolerante a la hordeína), pero siendo así, algunas personas pierden el gusto de la cerveza y rechazan tomarla. Obviamente tomarte una o 2 cervezas con alcohol al día no es malo, pero si puede significar un consumo de calorías a tener en cuenta. 300 ml de cerveza te aportan aproximadamente 150 calorías, de las cuáles el alcohol es la principal suministradora. El alcohol favorece mucho la síntesis de ácidos grasos, perjudica la salud, estimula la retención de líquidos y desgasta tus reservas de minerales y vitaminas, debido a que el metabolismo del etanol requiere la participación de enzimas hepáticas que consumen mucha vitamina B, en especial la alcohol deshidrogenasa.

Por tanto lo malo es el alcohol. Si quieres mantener la línea o cuidar tu hígado ya sabes, la cerveza sin alcohol, o si no en vez de tomarte 10 viendo el partido del sábado tomate 2.

Mitos 3 – El pan engorda

Es cierto que me duele decirlo, pero el pan no engorda, aunque sea el más correoso y sucio de todas las panaderías, ahora bien, si que está implicado en otros procesos que pueden favorecer la ganancia de peso.

Al pan le pasa como a la cerveza, mientras lleves un control de las calorías que consumes no tiene porque engordar y se puede incluir en cualquier dieta. Eso sí, como pasa a menudo, mientras comemos o cenamos nos metemos media barra de pan blanco, que no tiene nada de fibra y está totalmente refinado, aumentando significativamente el consumo de calorías.

El pan eso sí, el blanco especialmente, es dificil de digerir, favorece la inflamación del aparato digestivo, el estreñimiento, tiene un índice glucémico alto y estimula la retención de liquidos.

Por tanto, el pan no engorda si no te pasas con él claro está. Si lo consumes que sea integral puro y no lo tomes en bocadillos. Lo único que destaco del pan, es que por el tema de la osteoporosis y los defectos en neonatos, las harinas se fortifican con calcio y folatos haciéndolo interesante en algunas personas que practican dietas pobres en estos nutrientes.

Mitos 4 – Si te quitas los hidratos de carbono pierdes músculo

Uno de los mitos que últimamente oigo demasiado, especialmente aquéllos que condenan las dietas tipo Atkins o cetogénicas.

Vamos a ver. Los hidratos de carbono son utilizados entre otras cosas para reponer los depósitos de glucógeno musculares, incrementando con ello la masa muscular, temporalmente eso sí, porque en cuanto se agoten se pierden. Si los reduces por completo, es cierto que tu organismo se verá obligado a utilizar aminoácidos y grasas para obtener energía. El tejido muscular, compuesto en esencia por fibras de colágeno, es un almacén enorme de aminoácidos, que se utilizarán como energía si tu dieta es pobre en calorías, no en hidratos de carbono.

No tomar hidratos de carbono no implica la pérdida de masa muscular, lo que implica esa pérdida es la falta de ejercicio y una dieta baja en calorías, por tanto, puedes reducir hidratos sin temor a perder masa muscular, siempre y cuando hagas ejercicios con cargas y tu alimentación sea adecuada en nutrientes y calorías para prevenir el catabolismo de los tejidos musculares.

Mitos 5 – La fruta por la noche engorda

Las frutas por si alguien aún no lo sabe, pertenecen al grupo de los hidratos de carbono, por ser el macronutriente principal en su composición. Debido a esto, se dice también que engordan si se toman por la noche o de postre. La fruta vuelvo a repetir es como el caso del pan y la cerveza, mientras se lleve un control de calorías no pasa nada. Evidentemente siempre será mejor opción tomar fruta que pan blanco.

La fruta por la noche no engorda, ni por el día ni de postre. Lo que debemos tener en cuenta es que la fruta para cenar o tomada en el postre no es adecuada. La fruta tomada de postre dificulta el proceso digestivo (exceptuando algunas como la piña, la manzana o la papaya) y por la noche estimula la síntesis de ácidos grasos. Os dejo este artículo muy interesante sobre las frutas.

De todos modos os dejo estas indicaciones:

  • Si se toma como postre, utilizar manzana, piña o papaya, máximo una porción si deseas adelgazar.
  • Si se toma por la noche, tomar frutas dulces (manzanas, fresas, ciruelas, sandía) ya que los cítricos pueden perjudicar el sueño y el trabajo hepático, pues a altas horas del día, el hígado reduce su actividad.
  • Evitar abusar de las más calóricas, como los plátanos, los higos, las uvas y los mangos si quieres adelgazar. Estas frutas van bien antes de la práctica deportiva.

Espero que os sirva de ayuda, intentaré publicar algún artículo más desmitificando creencias sobre la alimentación y la salud.

¡A seguid sanos/as no lo olvidéis!

Mira esto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario